El Señor escucha el clamor de su pueblo

Noticias
Typography

Nuestro Obispo Emérito Mons. Ulises Casiano Vargas solía decir que las vocaciones son el fruto de un Dios providente que responde a un pueblo orante.  El pasado 21 de julio vivimos un especial momento de gracia en nuestra diócesis mayagüezana. Nuevamente contemplamos la misericordia de Dios que llama y capacita a los elegidos. 

En la celebración eucarística presidida por el Obispo Mons. Álvaro Corrada Del Río, S.J. tres jóvenes afianzaron su caminar hacia el sacerdocio ministerial. José Luis Ocasio Miranda, Christopher Louis González Rodríguez y Ángel Luis  Rivera Pérez expresaron ante la asamblea congregada su disposición a formarse y recibir los ministerios propios conducentes al orden sagrado. 

Fuimos testigos del momento un nutrido grupo de presbíteros, diáconos y fieles. Los protagonistas de la celebración estuvieron plenos de gozo y emoción. Vivieron ilusionados el recibir el rito de admisión a órdenes (José Luis y Christopher Louis) y el lectorado (Ángel).  Son parte de una nueva generación que responde al llamado del Señor. La plegaria constante del pueblo fiel de Dios que ora día a día implorando al dueño de la mies operarios recibe puntual respuesta del Padre misericordioso. 

Es gratificante y esperanzador contemplar el alegre peregrinar de los futuros sacerdotes. Entre los asistentes hubo un grupo notable de jóvenes. Vivieron también gozosos el momento en que sus amigos y animadores pronunciaban su deseo de fortalecer su formación hacia el ministerio. 

La Iglesia necesita sacerdotes y hombres y mujeres consagrados. Todo joven católico debe cuestionarse serenamente ante la presencia del Señor: ¿qué quieres de mí? La familia debe ser un semillero donde se cultiva la probable vocación de quienes Dios elige para su servicio. 

No desfallezcamos en la oración. Cada día elevemos nuestra súplica ferviente al buen Dios implorando numerosas vocaciones al sacerdocio y la Vida Consagrada. 

Los jóvenes que sienten el llamado o quieren discernir que les pide el Buen Pastor participen de los talleres y retiros vocacionales. Cada mes se reúnen los que están discerniendo para tener formación y seguimiento. Para mayor información comuníquense con el P. Daniel Hernández, promotor vocacional,  (787 892 1027) o alguno de los sacerdotes que colaboran en la obra vocacional diocesana. 

Damos gracias al Señor, porque es bueno, porque es eterna su misericordia. Felicitamos a estos tres jóvenes que valientemente han dado su sí, lo reafirman y continúan con su formación. Oremos por ellos para que perseveren hasta el fin.