Reflexión sacerdotes en el Año Extraordinario de la Misión Conversión pastoral en el ejercicio de nuestro ministerio

Noticias
Typography

El viernes 8 de marzo, llamado viernes de ceniza, los sacerdotes de la diócesis mayagüezana estuvimos participando de una mañana de reflexión. La Subcomisión sacerdotal de la misión, adherida a la Comisión de Misión Permanente de la Diócesis, tuvo la feliz iniciativa de convocar a todos los sacerdotes a esta jornada. Estuvimos presentes la mayoría de quienes formamos  el presbiterio diocesano.

Esta jornada tuvo lugar en la Capilla San Judas, de la Parroquia Nuestra Señora de La Medalla Milagrosa, del Bo. Playuelas de Aguadilla. Tuvimos como recurso invitado al Dr. Jorge Iván Vélez Arocho, Presidente de la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico. El Dr. Vélez Arocho ha sido un destacado fiel que desde sus años juveniles ha sido asiduo colaborador en la misión evangelizadora. La mayoría de los que somos parte del presbiterio hemos tenido cercanía y amistad con el y su familia.

En su exposición nos presento en primer lugar la ponencia de uno de los invitados al Congreso de Vida Publica que tuvo lugar en el Recinto de Ponce de la Pontificia hace algunas semanas. Fue una presentación brillante, cargada de motivación, centrada en la llamada al encuentro como baluarte de la misión evangelizadora. Fue llamativo escuchar el testimonio de un fiel que vivió lejano, inmerso en un clima ateo y hostil a todo fenómeno religioso, y como este, desde el hastío y cansancio provocado por ese estilo de vida, llega al encuentro con Jesús desde lo que llama el sacramento del pobre.

El encuentro con el otro, desde el vaciamiento interior y autentico de lo que se es, es provocador del descubrimiento de un Dios vivo y cercano. Ese movimiento de salir al encuentro sin prejuicios ni intereses es camino evangélico. Tal postura refleja el estilo de Jesús, quien acoge y ama incondicionalmente.

Los presbíteros y todo agente de pastoral, hoy debe enfatizar, desde su compromiso y adhesión al misterio de Jesucristo, el dinamismo del encuentro. Nuestra conversión pastoral reclama apertura, intimidad, cercanía.

En un segundo momento nuestro recurso centró su disertación en el llamado a la conversión pastoral que nos hace Aparecida. La V Asamblea de la Iglesia que peregrina en América Latina y el Caribe recoge los pronunciamientos anteriores de Medellín, Puebla, Santo Domingo entre otros.  Siguiendo las líneas y matices del documento conclusivo de la citada conferencia, nos actualizó las implicaciones para la evangelización en nuestro hoy.

Sin lugar a dudas asistimos a una época de grandes transformaciones. Ya en general no se habla de una época de cambios, sino de un cambio de época. Ello supone retos y riesgos, revisiones y valentía para seguir iluminando el recorrido histórico de nuestros pueblos latinoamericanos.

Agradecemos la hospitalidad y acogida que nos dieron Mons. Ramón E. Albino Guzmán, Párroco y su Vicario P. Marcelino Arocho Nieves. Nuestra gratitud al equipo de fieles que nos asistió en el servicio de los alimentos durante esa mañana. Animados y gozosos nos insertamos en el proceso de la Misión.