Contact image
Fray Ramón H. Negrón Cruz OFMCap
Address:
Buzón 1162 Bo. Espinar
Aguada
Puerto Rico
00602
Phone:
(787) 891-2989
Miscellaneous Information:

Fray Jose Antonio Villaran Casanova, OFMCap
Fray Edward Maldonado Plaza,OFMCap

Diácono Permanente:
Rvdo. D. Nicolás Mejías Rosas

Misas:
====================================

Horario de Misas en el Templo Parroquial:
Lunes: No hay misa, excepto en fiestas especiales
Martes a viernes a las 7:00pm

Primeros sábados de mes: 8:00am
Domingos: 9:00am y 11:00am

Misa Tradicional en Latín: 1ros Domingos: 1:30pm (Info: (787) 594-0071)

Misas en las Capillas:
Capilla Buen Pastor, Bo. Palmar, Aguadilla
Sábados: 7:00pm

Capilla Sagrado Corazón, Bo. Tablonal, Aguada
Sábados: 7:00pm
Primeros viernes: 7:00pm

Capilla Niño Jesús, Bo. Tablonal, Aguada
4to. Sábados de mes: 7:00pm

Capilla Nuestra Señora del Carmen, Bo. Victoria, Aguadilla
Domingos: 7:30am

Oficina Parroquial
Martes a Viernes
10:00am-12:00md y 2:00pm-4:00pm

Confesiones: Todos los jueves: 2:00pm-4:00pm

Jueves Eucarísticos:
Exposición del Santísimo Sacramento
7:00am-7:00pm

Clases prebautismales:
2do sábado de mes a las 3:00pm

Bautismos:
4to Domingo de mes a la 1:30pm

====================================

Sin entrar en discusiones históricas, tomando como base lo expuesto por algunos historiadores, se fija la fecha de la fundación de la Ermita del Espinar, en Aguada, en el año 1525, fundación realizada por los Padres franciscanos. La Ermita fue destruida en el año 1529, en un ataque de los indios caribes, muriendo cinco de los ocho frailes francis¬canos. En el año1600 volvieron los padres franciscanos a erigir de nuevo la Ermita en el mismo lugar que la anterior.

De la Ermita del Espinar habla Fray Iñigo Abbad al describir las rogativas que se hicieron en la Ermita de Nuestra Señora del Espinar dos días antes del ciclón que azotó a Puerto Rico el día 28 de agosto del año de 1772.

No hay una fecha exacta de cuándo los Padres Franciscanos abandonaron la Ermita, pero ya en el año 1857 el Obispo Gil y Esteves mandó que se reparara la Ermita del Espinar y al año siguiente el Cura de Aguada, Don José Ma. de la Seda daba cuenta al Obispo de dicha reparación. El “Don” dado al cura de Aguada denota que era un sacerdote diocesano y no un religioso. En el año 1867, el Obispo Carrión ordenó que no se celebrara la fiesta de la Inmaculada en la Ermita debido a que las romerías que se realizaban ese día a la Ermita se habían converti¬do en desorden. Desde ese momento la Ermita fue descuidada y el 28 de septiembre del año de 1867 fueron trasladados el altar e imágenes de la Ermita a la Iglesia Parroquial de la Aguada, entrando desde ese momento la Ermita en un periodo de olvido y ruina.

En el año 1967 —cien años después— el Obispo Alfredo Méndez, obispo de Arecibo a cuya jurisdicción eclesiástica pertenecía la Ermita, envió a un sacerdote al Bo. de Espinar —Mons. José Torres, q.e.p.d.— con la misión de levantar una réplica de la Antigua Ermita del Espinar, dejando la actuales ruinas como un monumento de recordación. El proyecto no se llevó a cabo y Mons. José Torres se trasladó a Moca, siendo sustituido por el P. Francisco Cardona, q.e.p.d. En el año de 1971, la Ermita fue constituida en Parroquia junto con los Barrios de Palmar de Aguadilla y Tablonar de Aguada. En el año 1974 fue nombrado párroco el P. Roberto Soler Dellundé. En el año 1976, comenzó a pertenecer a la nueva Diócesis de Mayagüez.

No puede dejarse de mencionar que en los primeros impulsos para la restauración de la Ermita estuvieron presentes los Caballeros de Colón a nivel Insular.

Desde el punto de vista arquitectónico, las ruinas de la Ermita que se encuentran dentro de la estructura actual, no tienen el valor ni la riqueza de otras estructuras de iglesias coloniales. Pero desde el punto de vista histórico y eclesial tienen el valor de ser un signo visible de la historia de nuestro pueblo. Es el punto principal desde donde se ha extendido la fe a todo el oeste de nuestra isla, grita al presente la perennidad de nuestra Iglesia, lo fecundo del trabajo misionero y las raíces de nuestra catolicidad.

Actualmente la Ermita acoge a una familia parroquial no muy numerosa pero sí ferviente y comprometida, al mismo tiempo que recibe a los pere¬grinos que de distintas partes de la Isla nos visitan. La creación de la Ermita como parroquia ha permitido que la Ermita siga siendo un MONUMENTO DE LA HISTORIA ECLESIAL DE PUERTO RICO y al mismo tiempo UNA IGLESIA VIVA, síntesis del pasado y del presente, esperanza y acicate para el futuro.

Las ruinas de la Ermita fueron resguardadas por una construcción tipo galpon – una estructura de hierro y paredes de bloque, con ventanas llamadas “Miami”-. Desde el año 1984 se comenzó la restauración de esta estructura en distintas etapas:

• La primera etapa consistió en remover el piso de la Ermita y volverlo a poner de ladrillo. Se quitaron de la pared frontal unos ventanales que no correspondía a la estructura de la Ermita y en su lugar se construyeron dos nichos cóncavos donde se colocaron la imagen de la Inmaculada en uno de ellos y en el otro la imagen de San Francisco.

• En la segunda etapa se removieron las ventanas tipo “Miami” y en su lugar se pusieron ventanas de madera estilo colonial. En esta etapa se pusieron las Estaciones del Via-Crucis talladas en madera.

• En la tercera etapa se cambió por completo la fachada de la Ermita llevándola en lo posible a que reflejara la fachada de la primera construcción. También se edificaron dos pequeños claustros. Uno de ellos termina en la Capilla del Santísimo, la cual tiene también comunicación con el interior de la Ermita.

• La cuarta etapa consistirá en cubrir el techo interiormente con falsas vigas de madera y tabloncillo. Por fuera con tejas.